Destinos

Descubrí qué hacer en Piriápolis: 6 planes que no te podés perder

16 de mayo, 2019 / Uruguay

Piriápolis es una de las localidades más fascinantes, no sólo del Este, sino de todo el Uruguay. Tiene todas las facilidades de una gran ciudad, pero sin perder la calma de los balnearios, con grandes cerros, hermosas playas y muchos lugares llenos de diversión. Ya sea para visitar en familia, con tu grupo de amigos o en solitario, seguro vas a encontrar muchas cosas geniales en este lugar, como las que podés ver acá.

Cosas que hacer en Piriápolis que no podés perderte

  1. Subir al Cerro San Antonio en aerosilla
  2. Visitar la reserva de fauna autóctona del Cerro Pan de Azúcar
  3. Pasear en bicicleta por la rambla
  4. Recorrer el Paseo Artesanal La Pasiva
  5. Disfrutar de un helado frente al mar
  6. Admirar el ocaso en el Puerto de Piriápolis

Estas apenas son seis de las tantas atracciones en Piriápolis, y como podés ver, hay opciones para todos los gustos. Paisajes inigualables, mucha naturaleza, aventura, cultura y mucho más. ¿Tenés todo listo? ¡Tomá nota!

1. Subir al Cerro San Antonio en aerosilla

Es una de esas cosas que sí o sí hay que hacer en Piriápolis: un clásico que, por simple que parezca, despierta la emoción de grandes y chicos. Las aerosillas están sobre el final del Puerto de Piriápolis y suben unos 70 metros hasta la cima del Cerro San Antonio.

Ahí la vista del paisaje es impresionante, así que podés sacar excelentes fotografías panorámicas y unas selfies que sacudan tus redes. Arriba del cerro también hay otras dos atracciones de valor cultural: el templo de San Antonio y la Virgen de Los Pescadores.


2. Visitar la reserva de fauna autóctona del Cerro Pan de Azúcar

Otra de las clásicas actividades en Piriápolis es la de visitar la Estación de cría de fauna autóctona del Cerro Pan de Azúcar, una reserva estatal que cuenta con muchas especies endémicas. Además, se puede recorrer a pie, en una caminata a través de un valle lleno de aventuras, con senderos y espacios para descansar.

Sin dudas, una excelente oportunidad para aprender sobre la fauna uruguaya y el cuidado del medioambiente. Acá se pueden ver desde carpinchos y ñandúes a imponentes pumas, jaguares, aves y reptiles de todo tipo.

Un leopardo en la reserva de fauna autóctona del Cerro Pan de Azúcar

3. Pasear en bicicleta por la rambla

La rambla de esta ciudad es muy elogiada por su tranquilidad y sus hermosos paisajes, se trata de una de las mayores atracciones en Piriápolis. Sin duda, un paseo en bicicleta es una fantástica forma de disfrutar todo esto.

El estado de la rambla es muy propicio para andar en bici y aunque apenas son unos pocos kilómetros, el camino está lleno de lugares de gran atractivo donde se puede ir parando para descansar y admirar el entorno. Si te dejaste llevar por la belleza del entorno, y estás cansado para pedalear de vuelta a casa, quizás, esta sea la oportunidad para descubrir para qué sirve la app de Uber.

La rambla de Piriápolis, Uruguay

4. Recorrer el paseo artesanal La Pasiva

Si te gusta curiosear, esta es una genial opción para encontrar algo original. Recorrer este popular paseo, es otra de las actividades más típicas para hacer en Piriápolis en familia. Recorriendo el paseo, te podés encontrar con toda clase de artesanías, manualidades, atuendos y obsequios hechos a mano, lo cual les añade un valor muy especial.

No sólo reúne a artesanos, también atrae a toda clase de artistas, desde músicos a titiriteros. No pierdas la oportunidad de visitarlo por la noche ni de probar algo de los puestos de comida casera, acompañado de un espectáculo musical improvisado.


5. Disfrutar de un helado frente al mar

Además de su hermosa rambla, su historia y su tan característica geografía, esta ciudad tiene un gran prestigio por algo más: sus espectaculares helados. De hecho, hay personas a las que, si les pedís que te recomienden qué hacer en Piriápolis, lo primero que te contestan, con cara de locura, es: “¡probá los helados!”

En el balneario encontrás heladerías artesanales, la mayoría se encuentran sobre la zona céntrica. Un dato curioso: sólo en las cuatro cuadras previas al puerto, en la Rambla de Los Argentinos, hay siete heladerías diferentes y todas a metros de la playa.


6. Admirar el ocaso en el Puerto de Piriápolis

Por último, otra de las cosas más hermosas, románticas e inolvidables que podés hacer en Piriápolis, es apreciar los ocasos. Es como si todo se cuadrase para que puedas ver una de las mejores puestas del sol de tu vida.

En cualquier parte de la rambla, desde la playa, el puerto o hasta desde arriba de los cerros, es sin duda algo mágico. Se cree que, Francisco Piria, el alquimista, decidió levantar la ciudad en este punto en particular. Posiblemente, ver estas obras de arte de la naturaleza nos den alguna idea de cuáles fueron algunos de los porqués.

Con cualquiera de estas opciones, seguro que te llevás un poquito de la ciudad contigo en el corazón. Piriápolis es una ciudad tranquila y de una belleza excepcional. Aprovechá y ármate un buen plan programando tu viaje a través de la app de Uber, así no tenés que preocuparte más que por pasarla bien.