Socio Repartidor

Cómo prevenir accidentes

29 de mayo, 2019 / Costa Rica

Sugerimos no ser un ciclista tímido ni tampoco uno agresivo: la recomendación que podrá hacer tu experiencia lo más segura, eficiente y agradable, es ser un ciclista capaz y cortés.

Conocé algunas recomendaciones para prevenir accidentes

  • Sugerimos no ser un ciclista tímido ni tampoco uno agresivo: la recomendación que podrá hacer tu experiencia lo más segura, eficiente y agradable, es ser un ciclista capaz y cortés.
  • Un ciclista capaz y cortés se mueve de forma previsible, no se hace invisible, ni compite con los automovilistas sino que coopera con ellos para que todos fluyan ágilmente. No es tímido ni agresivo sino seguro de sí mismo. No es lento, ni excesivamente veloz, sino que fluye constantemente con el tránsito. Es un ciclista que conoce y ejerce sus derechos, sin violentar los de los demás.
  • Un ciclista capaz y seguro es visible y previsible: circula alejado de la banqueta y autos estacionados y siempre usa el cuerpo para indicar claramente sus intenciones de movimiento.
  • El más común de los accidentes de ciclistas es recibir un portazo (una puerta que se abre súbitamente en un auto estacionado o del que desciende un pasajero). Sugerimos pedalear con al menos un metro de distancia entre autos estacionados y siempre ir atento.
  • El espacio de mayor riesgo para los ciclistas son los cruces, en donde debes negociar con cada conductor el paso. Los más educados frenarán brevemente y te darán el paso de conformidad a la normativa aplicable, pero nunca debes dar por hecho que eso será así. Te recomendamos mantenerte atento a las direccionales, la velocidad, el ruido del motor, el giro de las llantas, la posición de las manos en el volante, los ojos del conductor para anticipar su movimiento. Prestá especial atención a los giros de vehículos grandes y dobles remolques y revisá las mejores técnicas para pedir el paso en glorietas y puentes.

Es recomendable no circular en zigzag ni realizar maniobras bruscas. El Mantener  tu trayectoria recta y previsible ayuda para que los conductores de los vehículos a tu alrededor ajusten sus movimientos.  Procura poner atención en entradas y salidas de vehículos. Un buen consejo es siempre mirar a los ojos a los conductores y peatones para que circulación de todos sea segura y cómoda.

 

  • Circular en sentido contrario en las calles puede ser muy peligroso: nadie te espera en sentido contrario, así que puedes chocar con vehículos o peatones.
  • Circular en bici sobre banquetas, andenes o veredas puede estar expresamente prohibido por la norma local y produce un gran enojo y miedo entre peatones. Esta conducta puede ser usada por algunos automovilistas para justificar agresiones a los repartidores. Sugerimos evitarlo.
  • Recomendamos que circules con suficiente distancia de los automotores, y que pongas especial atención con vehículos grandes, que por su volumen tienen demasiados puntos ciegos y si no te ven pueden atropellarte. Cuidado con tráilers, camiones de basura, revolvedoras de cemento, autobuses, etc.

Sugerimos que no circules entre vehículos a mayor velocidad. Recomendamos elegir tu carril de acuerdo a tu velocidad: para velocidad más lenta que el resto de los vehículos debes ir por el carril derecho. Te recomendamos conocer la forma adecuada para rebasar o adelantar en tu ciudad.

Nunca te confíes. La norma de tránsito puede no ser conocida ni respetada por todos. Sugerimos evitar a toda costa el contacto con vehículos y personas. Hazte ver y oír con luces, aditamentos reflejantes, chiflidos o campana y mantente siempre atento a tu entorno para ajustar tu trayectoria o velocidad a tiempo, con movimientos suaves.

Consultá el capítulo 5 del Manual del Ciclista Urbano para conocer la gran diversidad de situaciones que podés enfrentar en cruces, puentes, túneles, semáforos, vueltas e incorporaciones. La práctica y el conocimiento de tu zona más frecuente de trabajo te permitirá circular con seguridad y tranquilidad.